Testimonio de Zuriñe

CREMAS ONCOLÓGICAS DE MARIA D´UOL

En el momento en el que me diagnosticaron cáncer empecé a pensar en todas las cosas que cambiarían en mi vida y en mi cuerpo.

Aunque, en ese momento no era consciente de los cambios que podría sufrir mi piel.

Recibí el primer tratamiento de quimioterapia a finales de Mayo y uno de los efectos secundarios que podía haber sufrido en la piel es la irritación de las plantas de los pies, lo que hubiera provocado no poder caminar.

En mi caso, no llegué a esa situación. Desde el momento que supe que recibiría quimioterapia, tuve la suerte de conocer a María Unceta, quien me ha proporcionado las cremas de la línea Oncológica de María D’uol.

El bálsamo reparador y el aceite reparador me han sido muy útiles. En estos cinco meses que llevo de tratamiento en ningún momento he tenido rojeces o picores.

El modo de empleo es muy sencillo y lo repito dos veces al día: en la palma de las manos mezclo el bálsamo con unas gotas del aceite reparador y lo extiendo por todo el cuerpo. Y, para las zonas más sensibles como las plantas de los pies, las palmas de las manos, los codos o las rodillas, empleo mayor cantidad del aceite reparador.

En estos momentos, mi piel está sana y cuidada gracias a estas cremas.